Los vinos Bimbache

Bimbache
Blanco 2019

Elaboración:

Bimbache Blanco 2019: Verijadiego Blanco y Listán Blanco acompañado de otras variedades minoritarias como Baboso blanco, Gual, Pedro Ximénez, etc. Prensado suave y fermentación con sus propias levaduras en acero y en barricas de roble austríaco, donde reposan durante 12 meses. Embotellado sin filtrar ni clarificar.

Bimbache
Tinto 2019

Elaboración:

Bimbache Tinto 2019: Mayoritariamente Listán Negro con una pequeña aportación de Verijadiego Negro y Listán Prieto. Uva despalillada, fermenta con sus propias levaduras, sin control de temperatura y macera delicadamente durante dos semanas. Reposa en acero durante 12 meses. Embotellado sin filtrar ni clarificar.

Bimbache
Grand Cruz del Calvario 2019

Elaboración:

Bimbache Grand Cruz del Calvario 2019: Elaboramos por separado cada una de los parajes y en medida de lo posible cada parcela. De la viña que está alrededor de la bodega, en una de las zonas más frescas y con más influencia húmeda del alisio surge este vino eléctrico para satisfacer los paladares más acidófilos.

Bimbache
John Stone 2019

Elaboración:

Bimbache John Stone 2019: Elaboramos por separado cada una de los parajes y en medida de lo posible cada parcela. De una viña única, que la llaman Piedra Juan, ubicada en la parte alta de El Monte (Frontera), surge este vino que define bien la opulencia de los vinos herreños y su habitual “equilibrio” entre volumen y acidez.

Quintero
Vidueño Viejísimo

Elaboración:

Vidueño Viejísimo: Estos son los vinos que seleccionamos con el permiso de la Familia Quintero, te contamos algo sobre esta pequeña bodega. Elaborados de forma tradicional en lagares con uva sobremadura. Generalmente la uva se pisaba y se dejaba en curtimiento hasta el día siguiente que se prensa y se pasa el mosto a envases de madera, tipo bocoy de 500 – 700 L, aunque también a barricas de volúmenes más pequeños donde se realiza la fermentación. Las fermentaciones son casi interminables, debido a la gran concentración en azúcar, estos vinos pueden estar fermentado y
refermentando durante varios años ya
que no son fortificados.

El proceso de
envejecimiento no posee unas normas
concretas, sin embargo la formal general
es ir mezclando vinos más jóvenes con
vinos más viejos a medida que se iban
vendiendo o consumiendo, si bien es
cierto que los vinos más viejos solo se
solían destinar al consumo familiar.

Durante el envejecimiento de estos
vinos, las barricas nunca están llenas
del todo, por lo que son sometidos a un
proceso lento y continuado de oxidación,
y concentración debido a la evaporación
del vino a través de la barrica. Otro
aspecto significativo en el proceso
de elaboración es la influencia de las
“madres” del vino, que son la parte sólida
que hay sedimentada en cada barrica o
garrafón (damajuana) de vino viejo.

Estas
madres ejercen un efecto significativo
sobre los vinos más nuevos, favoreciendo
su carácter y estilo tradicional.

No hay
que confundir con las madres de los vinos
nuevos que, tras la fermentación son
eliminadas.
Algunos de los vinos más singulares,
más viejos y menos abundantes se solían
terminar guardando en garrafones
grandes de aproximadamente 60 L,
y que estos a su vez podrían ir siendo
rellenados por un segundo sistema de
envejecimiento.

Este Quintero Vidueño Viejísimo L-19
surge de la selección de cuatro de las más
finas y emocionantes damajuanas que
posee la bodega con vinos que van desde
los años 30 a 60.
Crianza: En barrica y damajuanas durante
décadas.

Leer más